Main menu

Todos los niños sueñan con lo que van a ser de mayores, pero las estadísticas nos dicen que 1 de cada 5 niños quizás no podrá alcanzar esos sueños, por culpa de un problema visual sin tratar.

Los bebés nacen con una visión muy rudimentaria, que va madurando durante los primeros años de vida. Un obstáculo en este período crucial podría dejar al niño con visión borrosa para toda la vida (ojo vago). Pero si se detecta a tiempo, muchos de estos problemas se pueden tratar, evitando sus secuelas.

Optonet quiere conseguir que ningún niño con problemas visuales quede sin detectar, y por ello les animamos a que realicen a sus hijos el seguimiento de su desarrollo visual mediante las nuevas Curvas de Percentiles de Agudeza Visual, propuestas recientemente en el Reino Unido.

Es por ello que hemos lanzado esta campaña para la detección de las alteraciones visuales en la infancia: "Yo de mayor quiero ver".